Si plou poc

Si plou poc perquè no plou.

Si plou molt perquè plou massa.

Mai plou a gust de tots.

Per exemple a València diuen que plou poc però que quan plou plou prou.

Quan plou el món se’ns para, ens arriba la nostàlgia i ens posem a pensar fins i tot en el futur.

La natura s’alimenta d’aquests moments de pluja, necessaris per seguir amb el ritme frenètic els temps de bonança.

I és que si plou poc…anem apanyats!

Anuncios

Sense 8 se’ns va

Es intensa, es ñoña, tiene diálogos ridículos y teorías más absurdas todavía, es genial. Te habla de paz en el mundo pero al mismo tiempo hay tiros y muertes en cada capítulo. Hacía tiempo que no me enganchaba tanto a una serie.

Para aquellos que no la conocen hablo de la serie en la que 8 personas pertenecen a una especie diferente a la del homo sapiens, llamada homo sensate. Se diferencia principalmente de la primera en que, a parte del habla y los otros 4 sentidos estándares de los humanos, ellos pueden comunicarse a través de sensaciones. Es decir cuando dos personas de esta especie conectan pueden sentir todo lo que la otra siente, ve e incluso recuerda. 

Aunque hayan acabado rápido con la explicación científica achacándolo a la teoría de la evolución de las especies (ah! Esto ya era así antes y aquí como no hay mutación no hay más explicación) me parece todo un locurón muy guay. Este “antiguo sentido especial” da pie a escenas increíbles donde 8 personas (a veces más) viven lo mismo a la vez pero estando físicamente en ocho sitios diferentes, cada uno en un lugar del mundo. Además ya la hostia es cuando no solo hacen transfer de sentimientos sino que también adoptan el conocimiento y las habilidades de la persona con la que está conectada como si ésta actuara por ella. 

Sense 8 te transmite pasión y ganas de vivir. También un poco de depresión por no tener ni idea de hacer bombas, conducir en modo rally, cargarte a ocho tíos a la vez con la mano o una pistola (hay varias modalidades) y no ser un catacrack de la música electrónica. Pero bueno esto es lo de menos, que ellos en realidad son gente normal, vaya. 

Todo este sensacionalismo mola eh, pero nos queda claro una vez más que los americanos no dejan pasar ni una!

El caso es que a pesar de que el sensate es en principio más evolucionado, el homo sapiens ha acaparado todo el mundo y ha llevado al primero prácticamente a su extinción.

Parece que a los sapiens no se nos da muy bien convivir con otras especies y que intentamos eliminar todo lo que nos rodea y no entendemos. 

También mucha gente piensa que si no matamos, es porque esclavizamos todo lo que nos puede ser de utilidad como algunos animales o plantas. 

Pero hay que saber que la teoría más respaldada sobre por qué sobrevivió el homo sapiens frente al homo neandertal no es porque era más violento: en nuestros genes existen trazas el ADN del homo neandertal, lo que quiere decir que en algún momento no estaban enfrentados y se relacionaban. Tampoco fue por inteligencia, los otros tenían  algunas herramientas de caza que estaban a años luz de las nuestras. Resulta que parece que fue el azar, sin más. Un súper volcán en el sureste asiático arrasó con medio mundo y a los neandertales les pillo más cerca que a algunos sapiens los cuales se habían esparcido más. 

No digo que si no hubiese sucedido esto no hubiésemos acabado enfrentados o que seríamos BFF (Bueno qué Follón de Farra). No obstante estoy segura que compararnos con el de al lado a veces es bueno y nos hace mejores. Y a mí personalmente me gusta porque nos ayuda a bajar los humos. 

Sin embargo, parece que hay esperanza para nuestra especie. Esperanza para ser buenos habitantes, porque la de evolucionar hasta ser un sensate no, que como explican en la serie, esto viene de raíz. No nos motivemos tanto!

Marrakech: paraíso de vacaciones con toque autóctono

Cuando viajo a algún país del llamado segundo mundo se me suele quedar un sabor agridulce. No es porque no me haya gustado o haya tenido algún incidente, simplemente me hace reflexionar sobre cómo queremos enfocar el crecimiento de países en vías de desarrollo y si los que ya supuestamente lo estamos, vamos a dejar que cometan los mismos errores que nosotros e incluso nos vamos a aprovechar de ello.

Marrakech es una ciudad amurallada, con historia, palacios de gran valor y calles con encanto por las que te puedes perder y enamorarte. Pero Marrakech es una ciudad turística y pobre. Es curioso pero muchas veces va de la mano.

No es un pueblo, no van en burro (todos), hay teles, cajeros, tiendas de móviles (aunque muchos robados) y otros elementos que son los que consideramos clave de nuestra vida avanzada. Sin embargo hay pobreza y miseria en las calles. Y caos. Mucho caos.

Conversando con otros turistas que estaban conociendo la ciudad al igual que yo, destacaban la entrega de la gente por su energía en los tenderetes, el empeño que tenían en acompañarte a todos sitios, lo desastre del tráfico, como se subían 5 en la moto, etc.

No me incomoda que una ciudad sea turística o que tenga sus peculiaridades en su estilo de vida. Me incómoda que algunos de estos aspectos no sean una forma de vivir, sino de malvivir, indignos de cualquier persona humana. Y además me preocupa que pasada la sorpresa y broma de algunas anécdotas lo aceptemos complacientemente, achacándolo a la idiosincrasia del lugar.

Lo que tenían los miles de vendedores (la mayoría de los habitantes se pueden considerar vendedores) de esta ciudad, no era energía; era desesperación. No era descaro sino mala educación, no era coraje de conducir por las calles sino poca estima por su propia vida e inconsciencia por poner en riesgo la de sus hijos.

No me parece ni gracioso ni que lo deba mirar con condescendencia. Sin embargo no me molesta que sean así porque ellos no lo han elegido, la historia de su vida les ha hecho ser así.

Voy a recuperar la frase de no, “éso no es cultura”, porque eso es miseria.

Es tener un gobierno que ha encontrado una fórmula de ingresar dinero pero sin reinvertirlo en sus habitantes, dejando que los niños trabajen y deambulen por las calles aprendiendo lo que es el instinto de supervivencia. Es ver cómo tu país prospera y avanza pero sin que a ti te toque un duro de ello.

El avance tecnológico  (en general) no se ha instalado para mejorar la vida de los habitantes sino la de los propios turistas que lo visitan. Además de aumentar el reclamo para este fin gracias a la mejora del servicio ofrecido.

Me incomoda que una ciudad dedique su progreso y crecimiento a la vida de personas ajenas a costa de sus habitantes.

En Valencia también sabemos lo que es el crecimiento dedicado a unos pocos. Con dinero de todos los ciudadanos se financiaron actividades las cuales nadie había escuchado nunca o tenía afición alguna así como grandes eventos que sólo un grupo reducido de gente podía permitirse.

Salvo las distancias, no quiero comparar. Pero casos extremos como el de Marrakesh nos pueden hacer reflexionar sobre qué queremos cada uno para nuestro lugar.

Lo que está claro es que la ciudad de mañana depende de la apuesta de crecimiento que hagamos hoy.

 

Le Pen La parte, pero Macron más

Parece que las elecciones francesas, que tanta expectación había creado, han acabado con un final feliz, y el alivio de muchos. Que con la victoria del europeísta Macron la democracia vuelve a tener sentido. 

Sin embargo no todos lo han pasado tan bien, muchos votantes de derechas e izquierdas (a estos les ha costado más) han tenido que tomar una importante decisión, votando a un partido en el que no creían y debatiéndose entre el bien, que le vendían en los medios de comunicación, y el mal que simplemente sentían en su cabeza. 

Pasada la resaca electoral yo hago una reflexión un poco más profunda, quedándome inquieta con ese final y el desarrollo de lo sucedido. 

Tenemos una democracia en la que la mayoría de los votantes que han ejercido su derecho, supuestamente libre, se han visto forzados a poner una papeleta en particular en las urnas. 

Han votado por lo que consideraban menos malo, pero no lo que querían ni en lo que creían. 

Más de uno pensará que no ha sido así, que ellos tuvieron su oportunidad en la primera ronda y que justamente perdieron al no situarse por delante de sus contrincantes. 

Es justo en ese momento en el que me pierdo, en la primera vuelta y cómo un partido nuevo, con una cara prácticamente desconocida llega a superar a los demás partidos. Siendo Francia un país con una profunda tradición política e ideologías claras, cómo un newbie con discurso llano y ambiguo ha superado a los partidos de siempre?

Perdonad mi desconfianza pero algo me huele a caquita. 

La situación estaba tensa, Le Pen la estaba partiendo en las encuestas y calculábamos con acierto que, como mínimo, se colaría en la segunda vuelta. Al estar su candidatura polarizada frente al resto de los partidos, asumimos que la mayoría de votantes de Le Pen son fieles y su franja de votos no iba a oscilar considerablemente. En el caso de que hubiese segunda vuelta los votos se concentrarían en el partido oponente, dándole así al victoria a éste.

He ahí donde empieza mi desconfianza, qué partido es el adecuado? Parece que Fillon tiene sus semejanzas con Le Pen y muchos votantes nunca pasarían por el aro ya que representa la antítesis de parte de la sociedad francesa. Lo mismo se podría decir de Mélenchon en dónde, ciudadanos tradicionales antes se quitarían la máscara de hombre de derechas pero progre con tal de votar a Le Pen antes que a un progre de verdad. 

Yo no voy a conspirar ni inventarme teorías aunque cuestione la transparencia de lo ocurrido.

Yo digo que Albert Rivera no se equivoca cuando se compara con él, ambos han estado inflados por los medios de comunicación y han tenido el beneplácito de los empresarios.

Y qué sea lo que la democracia quiera.

El coche y las conductoras

Hoy, de camino al trabajo he tenido un pequeño altercado con el coche. Afortunadamente no he hecho papeles ni nada, ya que ha sido puramente anecdótico. Puesto que la manera en que ha pasado ha sido bastante graciosa, he compartido mi hazaña con algunos compañeros de la oficina a lo largo de la mañana.  

El único comentario al respecto por parte de una de ellas… me ha hecho reflexionar. La joya decía lo siguiente: “Cuidado, no vayas contando esto por ahí que luego los chicos dicen que las mujeres conducimos mal”.

Esta respuesta me ha sorprendido ingratamente (con lo fácil que lo hubiese tenido solo metiéndose conmigo!). Tanto que me ha hecho plantearme tres cuestiones/teorías que debo compartir:

  1. Ha tenido esta chica una falta de oxigeno momentáneo que le ha impedido pensar antes de hablar?
  2. Está el machismo todavía tan arraigado a la sociedad como para que sea la propia mujer la que simplifique las cuestiones de la vida cotidiana a un A o B y además pierda el tiempo en el qué dirán?
  3. El caso aislado soy yo, que soy una loca por reírme sin más y airearlo sin pensar en las graves consecuencias que ello supone para el colectivo del que parece que poco me preocupo?

Lo mejor de todo, es que de todas las personas a las que se lo he contado, el único comentario machista ha venido de ella.